Seminario de relaciones laborales y política laboral en Tailandia

Coorganizado por la Fundación Internacional Laboral de Japón (JILAF) y el Consejo de Tailandia de la Confederación Sindical Internacional (ITUC-TC, por sus siglas en inglés), tuvo lugar en Bangkok (Tailandia) los días 18 y 19 de julio el seminario de relaciones laborales y política laboral, que se realiza por encargo del Gobierno de Japón (Ministerio de Salud, Trabajo y Bienestar).

Además de dirigentes de las cuatro centrales sindicales nacionales incluidas en el ITUC-TC y de sindicatos de diversos sectores industriales (sindicatos de las empresas japonesas asentadas en el país), participaron en este seminario representantes del Ministerio de Trabajo, de la federación de empleadores de Tailandia y de otras entidades, hasta un total de 40 personas.

En representación de los organizadores, Ryō Saitō, subsecretario general de la JILAF, explicó los contenidos y objetivos del presente seminario, tras lo cual el secretario general interino del ITUC-TC, Manop Kuerat (subsecretario general de la Confederación para las Relaciones de los Trabajadores de Empresas Estatales, SERC por sus siglas en inglés), el subdirector del Departamento de Protección al Trabajo y Bienestar del Ministerio de Trabajo, Varanon Peetiwan, la secretaria general de la Confederación de Empleadores de Tailandia, Siriwan Romchattong, y, por la Embajada de Japón en Tailandia, el primer secretario Hironori Tsuboi y el segundo secretario Daisuke Yoshino pusieron de manifiesto en sus respectivos saludos la expectación despertada por el seminario y recalcaron la necesidad de establecer unas relaciones laborales constructivas.

Seguidamente, Saitō pronunció la conferencia “Desarrollo socioeconómico y función social del movimiento obrero”, en la que hizo planteamientos desde las siguientes perspectivas: 1) transformaciones en Asia causadas por la globalización y la nueva posición de Tailandia como país situado en el corazón de una zona (los 10 miembros de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático, ASEAN, más India, Bangladés y Pakistán) con potencial para convertirse en una gigantesca área económica; 2) una respuesta a la globalización que parta de una comprensión de la naturaleza de las transformaciones que se están dando en el entorno, y las directrices que deberán seguirse en adelante; 3) pérdida de uniformidad y ampliación de las desigualdades en un contexto en que conviven sociedades premodernas, modernas y ultramodernas, y en relación con esto la función de los sindicatos; 4) un movimiento obrero orientado hacia el desarrollo socioeconómico y la mejora de las condiciones de vida: responsabilidades que deben asumir los dirigentes; 5) evolución histórica de las relaciones laborales en Japón, relaciones laborales constructivas y forma de evitar que ocurran innecesarios conflictos laborales; 6) elevación de la calidad del trabajo y justo reparto (del crecimiento) de los resultados corporativos, entre otros aspectos.

Siguió a Saitō el profesor Sakdina, de la Universidad de Thammasat, quien dictó la conferencia “La globalización y la función del movimiento obrero tailandés”, en la que, desde un punto de vista académico, desarrolló los siguiente puntos: 1) un diagnóstico de la actual situación política del país (es indispensable desprenderse del gobierno militar golpista), y 2) asuntos que quedan sin resolver como consecuencia de la liberalización escalonada de los productos agrícolas en nueve áreas preferenciales, dentro del proceso de liberalización del comercio exterior que supone la creación de la Comunidad Económica de la ASEAN, AEC por su siglas en inglés (los problemas pendientes son las dificultades para encontrar empleo que afrontan los trabajadores tailandeses, el descenso en el nivel de salarios y otras retribuciones, el agrandamiento de las desigualdades económicas y de oportunidades, y la expansión de la economía sumergida).

En la segunda jornada del seminario, Teruhiko Sekiguchi, director de la Oficina de la JILAF en Tailandia, informó brevemente sobre dos temas: la puesta en marcha de la AEC y la función de los sindicatos, y la creación de relaciones laborales constructivas mediante la solidaridad dentro del movimiento obrero tailandés. Luego, los participantes se dividieron en dos grupos sin relación con su pertenencia a una determinada central sindical nacional o a un determinado sindicato sectorial, discutieron dentro de los respectivos grupos e hicieron presentaciones sobre un posible plan de acción.

En sus presentaciones, los participantes hicieron las siguientes propuestas de acción: 1) establecimiento de un plan quinquenal y elaboración de un “manual de solidaridad sindical” de cara a la creación de una única central sindical nacional; 2) establecimiento de una asamblea de solidaridad en la que participen dirigentes de las cuatro centrales sindicales nacionales y de los tres sectores de la industria; 3) movimientos para inclusión en las organizaciones de los trabajadores del sector informal y para ganarse las simpatías de la sociedad; 4) fomento de las relaciones de confianza mutua entre empleado y empleador mediante contribuciones a la mejora de la productividad, y creación de unas relaciones laborales constructivas. Por parte de la JILAF Saitō y Sekiguchi hicieron varios comentarios a estas propuestas y solicitaron que estos planes de acción sean llevados a la práctica, con lo que el seminario quedó clausurado.

Agenda

FechaContenido
07/18SábPrimera jornada del seminario.
07/19DomSegunda jornada del seminario.

Los participantes

Saludo del subsecretario general de la JILAF, Ryō Saitō.

Representante de la federación de empleadores toma la palabra.

Aspecto de la discusión por grupos.