Seminario de relaciones laborales y política laboral en Myanmar

Coorganizado por la Fundación Internacional Laboral de Japón (JILAF) y la Federación de Sindicatos de Myanmar (FTUM, por sus siglas en inglés), se celebro en el polígono industrial de Hlaingthaya (Hlaing Tharyar), en ciudad de Rangún (Yangōn) los días 26 y 27 de noviembre el Seminario de Relaciones Laborales y Política Laboral de Myanmar. Los actos, que se centraron en la problemática de las relaciones entre patronos y obreros, y entre el mundo político y el del trabajo, contaron con la participación de 63 personas: 40 líderes sindicales de la FTUM, 12 representantes del Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social de Myanmar y 11 representantes de los empleadores, en concreto líderes del Comité de Empleadores de los polígonos industriales de la ciudad. Un seminario de similares características se había celebrado ya en enero, siendo este el segundo en celebrarse en el país durante 2014.
En la ceremonia de inauguración, por parte de las entidades organizadoras, dirigieron saludos Maung Maung, secretario general de la FTUM, y Hitoshi Suzuki, líder del Grupo de Apoyo in Situ de la JILAF. También lo hicieron, como invitados, Saw Naing, subdirector general del Departamento de Trabajo del Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social, Ichirō Maruyama, ministro consejero de la Embajada de Japón en Myanmar, Kyaw Lwin, presidente del Comité de Empleadores del Polígono Industrial de Shwe Pyi Thar, y Shigeru Nakajima, director de la oficina en Rangún de la Confederación Internacional de Sindicatos (ITUC, por sus siglas en inglés).
El secretario general Maung Maung tuvo palabras de agradecimiento para la JILAF y para el Gobierno de Japón, tras lo cual disertó sobre la promoción del diálogo entre empleadores y empleados orientado a lograr una mejora en las condiciones de vida de los obreros, y sobre las iniciativas tomadas para introducir mejoras en la legislación laboral.
Seguidamente intervinieron los responsables de la administración y de los empleadores. En primer lugar, el subdirector general Saw Naing explicó el papel representado por su ministerio en la resolución de los conflictos laborales, señalando que, como fruto de la activación de las relaciones entre administración, empleadores y empleados, últimamente está siendo posible solucionar gran parte de los conflictos, pese a lo cual recalcó también que es imprescindible la colaboración de los sindicatos para que, cuando surja un conflicto, este pueda solucionarse en la propia empresa a través de los comités de arbitraje. Intervino también Min Min, máximo responsable de la empresa textil Top Banner, que dirige al mercado japonés la mayoría de su producción. Hablando sobre las relaciones laborales en el seno de su empresa, Min Min explicó que la mentalidad de enfrentamiento entre ambas partes que existía cuando se creó su empresa cambió con ocasión de la creación del sindicato de trabajadores, y que actualmente la propia empresa se beneficia de que se le comuniquen detalladamente las peticiones o demandas de los trabajadores canalizadas a través del sindicato. “Para evitar inútiles conflictos entre ambas partes, se necesita comprensión hacia la realidad del trabajo por parte del empleador, pero también es necesario que los trabajadores comprendan lo duro que es sacar adelante la empresa”, comentó, haciendo hincapié en la necesidad de establecer una buenas relaciones laborales en sectores como el de confección de Myanmar, en el que se suceden las quiebras y los cierres a consecuencia de la cerrada competencia para la exportación.
A estas intervenciones siguieron las de los representantes sindicales. Marcó la tónica del encuentro Ronnie Than Lwin, vicepresidente de la FTUM, con un ponencia en la que presentó la situación de su federación, la mayor parte de cuyos miembros son sindicatos agrícola, pero a la que se están sumando a buen ritmo organizaciones sindicales de otros sectores. Than Lwin señaló que es mucho lo que puede aprenderse de la experiencia japonesa en cuanto al establecimiento de los principios básicos para las relaciones laborales y de convenios laborales concretos sobre la base de la discusión entre empleadores y empleados, y no solamente mediante la huelga y otras medidas de fuerza. En respuesta a estas ideas, Nakajima expuso la experiencia japonesa en el campo de la creación de relaciones laborales constructivas. Según el director de la oficina local de la ITUC, si bien en Japón, tras un proceso de enfrentamientos se crearon, como factor que hizo posible el desarrollo económico acelerado, unas relaciones laborales cimentadas en un reparto justo que presuponía una contribución al aumento de la productividad, en el caso actual de Myanmar son imprescindibles sistemas que prevengan las prácticas laborales injustas.
Durante el segundo día los participantes fueron divididos en cuatro grupos, en los que se realizaron por separado discusiones y presentaciones sobre dos temas: la mejora de las relaciones laborales y la forma de afrontar los problemas que surgen en el lugar de trabajo. Por una parte se plantearon problemas como el hecho de que las posturas hostiles de los empleadores impidan la creación de una relación de mutua confianza, la existencia de salarios de miseria, o la falta de transparencia en el proceso de fijación de medidas gubernamentales, pero también se vertieron opiniones sobre aspectos como la forma de atenuar los enfrentamientos entre sindicatos dentro de una misma empresa y la forma de implicarse activamente en la elevación de las capacidades y destrezas del trabajador.
Después llegó la intervención de Kiyoshi Osamura, líder del Grupo de Personal y Finanzas de la JILAF, quien, bajo el título de “Formación del movimiento obrero en Japón después de la Segunda Guerra Mundial y peculiaridades de las relaciones laborales”, explicó el devenir histórico del movimiento obrero japonés hasta llegar a los tres principios de la productividad y a las actuales relaciones laborales, las negociaciones entre empleadores y empleados y la capacidad de formulación de medidas por parte de los sindicatos, la interrelación entre estos conceptos, etcétera. Contemplando las luchas que se desarrollan actualmente en Myanmar a la luz del caso japonés, recalcó, entre otras cosas, el hecho de que los sindicatos japoneses hayan conseguido un sistema de negociación colectiva y diálogo con los empleadores sobre la base de su independencia y autonomía organizativa.
Para finalizar, Osamura transmitió un mensaje de ánimo a los participantes, expresando su esperanza de que también en Myanmar los sindicatos sean capaces de fortalecer su base financiera y que las relaciones laborales se desarrollen sólidamente. Por su parte, Nakajima transmitió su impresión de que cada vez es más patente que el movimiento está creciendo y su deseo de que siga desarrollándose trasmitiéndose a las generaciones jóvenes. Estas palabras sirvieron de colofón a la segunda jornada del seminario.
Una vez cerrado el seminario, durante los días 29 y 30 de noviembre, la FTUM celebró su primer congreso nacional en Myanmar después de la democratización. Durante el congreso, se establecieron los nuevos estatutos y reglamentos, y se eligió de nuevo a los cinco miembros de la ejecutiva, para adaptarse, como central sindical, a las exigencias del registro gubernamental. Fruto de estos cambios, la federación se convierte en una confederación y su nombre oficial pasa a ser Confederación de Sindicatos de Myanmar (CTUM, por sus siglas en inglés), y ya oficialmente como central sindical tramitará su inscripción en el registro del Gobierno. Es pues, el inicio de una nueva etapa para la CTUM como central sindical nacional.

Agenda

FechaContenido
11/26MiéSeminario (día 1)
11/27JueSeminario (día 2)

Los participantes

Saludos por parte de las entidades organizadoras: El secretario general de la FTUM Maung Maung

Ichirō Maruyama, ministro consejero de la Embajada de Japón en Myanmar, dirige un saludo en lengua birmana durante su intervención como invitado

Conferencia de Shigeru Nakajima, director de la oficina de la ITUC en Rangún

Conferencia de Kiyoshi Osamura, líder del Grupo de Personal y Finanzas de la JILAF

Durante la segunda jornada se trabajó en cuatro grupos

Confeccionando un plan de acción orientado a la resolución de los problemas que se plantean en las relaciones laborales