Seminario de relaciones laborales y política laboral en Bangladés

Con sus 160 millones de habitantes (octavo país más poblado del mundo), Bangladés tiene en su juvenil fuerza laboral, cuyo promedio de edad es de 24 años, una de sus principales bazas, y debido a su emergente clase media y al tamaño que está alcanzando, es objeto de atención por su potencial como un enorme mercado de consumo. En enero de 2015 eran cerca de 220 las empresas japonesas implantadas en el país, entre ellas YKK, Fashion Maker Kojima, Uniqlo, Brother Industries o Kawamura Electric. El promedio de crecimiento del PIB real se ha mantenido estable durante los últimos 10 años en torno al 6% y Bangladés ha sido incluido en el grupo de “Los próximos 11”, como país aspirante a convertirse en una gran economía antes de 2055.

Sin embargo, los frutos del desarrollo económico no están llegando al común de la gente ni a la clase trabajadora, como puede verse en una serie de problemas surgidos durante estos años, como las graves deficiencias en el entorno laboral y las condiciones de trabajo (los salarios mínimos más bajos de toda Asia) del sector textil, hechos que se reflejaron en el hundimiento en abril de 2013 del edificio Rana Plaza, en Savar (Daca, capital), las violaciones de la libertad de asociación, o los frecuentes choques entre empleadores y empleados. Además, el 90% de los trabajadores están en el sector informal.

En esta situación, para avanzar en la protección de los derechos de los trabajadores y, consecuentemente, en la estabilidad del empleo y el desarrollo socioeconómico, la Fundación Internacional Laboral de Japón (JILAF) ha considerado de capital importancia sanear las relaciones laborales y fortalecer el movimiento obrero mediante ampliaciones organizativas y otros medios, para lo cual celebró en Daca, durante los días 19 y 20 del pasado mes de noviembre, el seminario “Construcción de unas relaciones laborales sólidas y estabilidad del empleo”, que fue coorganizado por el Consejo de Bangladés de la Confederación Sindical Internacional (ITUC-BC, por sus siglas en inglés). El seminario contó con la participación de un total de 73 personas (22 de ellas, mujeres), entre líderes de organizaciones sindicales y representantes de las patronales.

Abrió la reunión Siraj, secretario general del ITUC-BC, con palabras de gratitud hacia la JILAF y hacia el Gobierno de Japón por su apoyo sostenido. Tuvo también expresiones de respeto hacia los representantes de la Administración, patronales y sindicatos organizadores del acto y asistentes al mismo. Farooq Ahmed, secretario general de la patronal Federación de Empleadores de Bangladés (BEF, ídem), manifestó que existe una comunidad de intereses entre empleadores y sindicatos obreros, y que, aunque el proceso es lento, la relación entre ambos está en fase de mejora. Farooq recalcó la importancia de establecer unas relaciones laborales constructivas.

Por parte de las entidades organizadoras cerró el turno de intervenciones el presidente de la JILAF, Hiroyuki Nagumo, quien expuso la forma en que la organización viene implicándose en Bangladés, los esfuerzos que se han hecho para favorecer la creación de unas relaciones laborales constructivas y la estabilidad del empleo, y explicó las líneas generales que seguiría el seminario, entre cuyos objetivos está la protección de los derechos de los trabajadores.

Seguidamente, Bunzo Katsuo, subsecretario de la JILAF, dictó la conferencia “El sistema del salario mínimo en Japón”, que se centró principalmente en dos puntos: 1) el sistema del salario mínimo en Japón y los conceptos de salario mínimo y nivel salarial de subsistencia (mínimo que permite sostener a una familia), y 2) mecanismos para la resolución de los conflictos laborales colectivos e individuales.

Después tomaron la palabra Abdus Salam, ex presidente de la organización Jatiya Sramik League, y Anwar Hossain, presidente del sindicato Bangladesh Jatyatabadi Sramik Dal, quienes conferenciaron y debatieron sobre la creación de unas relaciones laborales constructivas. Como principal causa de los conflictos laborales que sufre el país, ambos líderes señalaron el hostigamiento que sufren los dirigentes sindicales y afiliados por parte de los empleadores, que llegan a despedirlos. Existe una grave carencia de comunicación positiva entre unos y otros, confesaron.

Además, expusieron el camino seguido por la reforma de la legislación laboral en Bangladés y propusieron algunas medidas que podrían tomar los sindicatos para proteger los derechos de los trabajadores y mejorar sus condiciones de vida: 1) participar en la Comisión del Salario Mínino; 2) formar y capacitar técnicamente a los trabajadores que emigran al extranjero; 3) promover la integración en sindicatos de los trabajadores domésticos y otros trabajadores del sector informal, y su inclusión en la seguridad social, y 4) promover la afiliación de las mujeres a los sindicatos y su participación activa en estas organizaciones.

Posteriormente, el presidente de ITUC-BC, Shukur Mahmud, disertó sobre la ampliación de las organizaciones sindicales y opinó que para superar las violaciones de la libertad de asociación y la presente situación en que se repiten los conflictos laborales, es necesario conseguir que los sindicatos tengan mayor influencia en la sociedad, dando voz a los trabajadores. Mahmud compartió con los presentes su idea de que la incorporación a los sindicatos de los trabajadores del sector informal, que representan el 90% de los trabajadores del país, es de gran importancia y un reto común de gran urgencia.

En la segunda jornada se realizaron discusiones por grupos sobre políticas de empleo e industriales, y sobre la creación de unas relaciones laborales constructivas. Se expusieron también planes de acción. Los participantes formularon diversas propuestas, centradas en tres campos: reforzamiento de los programas de capacitación profesional, creación de un sistema para garantizar el estricto cumplimiento de la legislación laboral y planes de implantación organizativa para evitar las violaciones de los derechos sindicales. Finalmente, Siraj, secretario general del ITUC-BC, Hiroyuki Nagumo, presidente de la JILAF, y Shukur Mahmud, presidente de ITUC-BC, hicieron sendos compendios del seminario, que quedó cerrado cuando todos hubieron expresado sus deseos de que se alcancen los mejores frutos en materia de desarrollo socioeconómico, estabilidad de empleo y protección para los derechos de los trabajadores bangladesíes.

Agenda

FechaContenido
11/19JuePrimera jornada del seminario
11/20VieSegunda jornada del seminario

Los participantes

Saludo del secretario general del ITUC-BC, Siraj.

Saludo del secretario general de la BEF, Farooq Ahmed.

Conferencia de Bunzo Katsuo, subsecretario de la JILAF.

Aspecto de la discusión por grupos.

Presentación de un plan de acción tras la discusión por grupos (I).

Presentación de un plan de acción tras la discusión por grupos (II).