Seminario de relaciones laborales y política laboral en Indonesia

La Fundación Internacional Laboral de Japón (JILAF) y la organización sindical indonesia Confederasi Serikat Pekerja Indonesia (KSPI o CITU, por sus siglas en inglés) coorganizaron el seminario “Relaciones laborales y política laboral CITU-JILAF”, que tuvo lugar los días 4 y 5 de noviembre en la ciudad indonesia de Bekasi (estado de Java).
En Indonesia, los seminarios de esta serie venían realizándose en la capital, Yakarta, y es la primera vez que se elige como emplazamiento la ciudad de Bekasi, situada al este de la capital, en una zona industrial donde se asienta un gran número de empresas y fábricas japonesas.
El seminario contó con la participación de un total de 80 personas, entre miembros de las secciones regionales de la CITU y de las organizaciones integradas en esta confederación (25 de ellos, mujeres), invitados de la Embajada de Japón en Indonesia, y conferenciantes del Ministerio de Recursos Humanos y Migraciones, de las organizaciones de empleadores y de otras entidades del país. Reflejando la realidad de la zona de celebración del seminario, se contó con algo más de 30 representantes de los sindicatos con presencia en las empresas japonesas de la ciudad.
En la ronda de saludos inaugurales, Ali Akbar, vicepresidente de la CITU, hizo alusión a los problemas laborales, diciendo que, si bien en las empresas japonesas no tienen la incidencia alcanzada en empresas de otros países, tampoco cabe decir que sean inexistentes.
Seguidamente, Hisashige Danno, director ejecutivo de la JILAF, expuso que Indonesia se encuentra en fase de crecimiento y que sería deseable, a partir de ahora, aprovechar ese crecimiento para impulsar la demanda interna, si bien, precisó, existen también fuertes demandas sociales para crear un sistema legislativo que permita dar respuesta a los grandes retos que se plantean en cuestiones como las relaciones laborales o la elevación del nivel de vida.
Entre los invitados, Shin’ichirō Honda, primer secretario de la Embajada de Japón en Indonesia, recalcó el importante papel que tienen los sindicatos en el desarrollo económico, recordando que Japón ha construido sus actuales relaciones laborales superando una historia de duros enfrentamientos. Honda concluyó su intervención diciendo que el presente seminario llegaba en un momento muy oportuno. Posteriormente se presentaron ponencias y se realizó un panel de discusión, en el que cada participante expuso sus ideas en su ámbito de actividad.
Muhamad Rusdi, secretario general de la CITU, tituló su intervención “El papel de los sindicatos en materia de entorno laboral y políticas relacionadas”. En ella, explicó que las políticas de los sindicatos no deben limitarse a cuestiones salariales y deben abarcar también asuntos como la seguridad social, recursos e inversión social, movimientos financieros, así como aspectos de la política industrial como la cadena de suministro global, etcétera, ya que su papel no es solo el de oposición.
Por parte de la JILAF, Danno pronunció la conferencia “Formación del movimiento obrero en Japón después de la Segunda Guerra Mundial y peculiaridades de las relaciones laborales” en la que, junto a aspectos como la creación de una relaciones laborales constructivas mediante la aportación a la productividad, o la importancia de las medidas para estabilizar el empleo, resumió la trayectoria histórica de las relaciones laborales japonesas comparándola con la evolución que han tenido en Indonesia. “No tiene sentido”, manifestó Danno, “provocar un aumento del costo de la vida insistiendo únicamente en las subidas salariales, también es necesario saber formular y exigir políticas integrales que tengan en cuenta las condiciones de vida de los trabajadores en su conjunto”.
Los miembros de las organizaciones sindicales con implantación en las empresas japonesas de la zona respondieron de diversas formas a esta conferencia. Se dijo, por ejemplo, que los trabajadores se sentían impotentes ante un gobierno controlado por el gran capital (los empleadores) que siempre toma medidas favorables a este. Se preguntó también si en Japón no se lucha por la mejora de las condiciones de vida organizando manifestaciones masivas. Asimismo, se solicitó a JILAF que intercediera por los trabajadores ante las empresas japonesas o que los pusiera en contacto con sindicatos japoneses.
En respuesta a estas ideas, Danno respondió que es necesario el diálogo a tres bandas y que debería solicitarse el establecimiento de un órgano de deliberación colectivo. Sobre la lucha sindical en Japón, Danno respondió que a veces los sindicatos llevan a cabo acciones de envergadura, pero que no se pone en juego la estabilidad de las relaciones laborales, y que la lucha hay que dejarla para cuando se hayan agotado las vías de diálogo. La ronda de preguntas y respuestas, así como el intercambio de opiniones pusieron de manifiesto el gran interés que se despertó entre los participantes procedentes de las empresas japonesas.
A continuación intervino Yoshihiro Kobi, uno de los expertos del Jakarta Japan Club, que trabaja en una compañía de promoción de suelo industrial de la zona. Kobi pronunció una conferencia titulada “Reparto justo y desarrollo económico sostenible”, en la que destacó la importancia del diálogo entre obreros y empresarios y precisó algunas funciones concretas de los sindicatos en ese diálogo.
Seguidamente, Wahyu , director del Departamento de Pensiones del Ministerio de Recursos Humanos y Migraciones, presentó el nuevo sistema nacional de pensiones, que se puso en marcha el pasado mes de julio. Wahyu explicó la estructura y funcionamiento del sistema, centrándose en las leyes recientemente promulgadas (leyes 45 y 46 de 2015).
Como cierre de la jornada inaugural, se realizó un panel de discusión sobre el tema de las mejoras en el entorno del lugar del trabajo en el que tomaron parte Danno, el vicepresidente de la CITU S. Sofyan , y Haryono , experto de la patronal Asosiasi Pengusaha Indonesia (APINDO). Durante el debate, se trataron temas como el desastre ocurrido en julio en una planta que acababa de entrar en funcionamiento de una fabricante de cosméticos con capital japonés, donde muchas personas murieron o resultaron heridas a consecuencia de una explosión. Danno destacó la importancia de que empleadores y empleados una fuerzas en el día a día para ir mejorando el entorno de trabajo.
Durante la segunda jornada del seminario los participantes se dividieron en tres grupos temáticos –“garantía de empleo sostenible”, “puesta en marcha del sistema de pensiones y respuesta de los sindicatos al mismo”, y “mejora del entorno de trabajo”– y llevaron a cabo debates. Las ideas planteadas en los mismos fueron posteriormente puestas en común.
En la recapitulación del seminario, Danno afirmó que una empresa no es solo capital e instalaciones, y que dar continuidad al empleo y progreso a la actividad empresarial solo es posible cuando se cuenta con la colaboración de los trabajadores. Además, destacó la importancia de las funciones y medidas de mejora del entorno de trabajo en Japón, que se basan en el diálogo, y de asegurar recursos financieros al sistema de pensiones. Akbar, por su parte, manifestó que, por la abundancia de contenidos y los muchos puntos de vista expresados en los debates, habría sido necesario extender la duración del seminario un día más, y que sería deseable que se diera oportunidad de participar en este tipo de actos no solo a los habitantes de la metrópolis, sino también a los afiliados de las regiones. Con estas palabras se dio por concluido el seminario.

Los participantes

Saludos inaugurales

Muhamad Rusdi, secretario general de la CITU.

Conferencia de Yoshihiro Kobi, experto del JJC.

En representación del Ministerio de Recursos Humanos y Migraciones, el jefe de departamente Wahyu explica el nuevo sistema de pensiones públicas.

Panel sobre la mejora del entorno de trabajo.

Aspecto del panel sobre la garantía de empleo sostenible.